BIOC3: Desarrollo de un bioplástico comestible y compostable a partir de residuos de la industria cántabra

La Unión Europea es la segunda productora de plásticos del mundo, y España es el cuarto país de la Unión Europea con mayor demanda de plásticos. El 27 de marzo de 2019, la Eurocámara aprobó la directiva que prohíbe a partir de 2021, la venta de plásticos de un solo uso. Los bioplásticos comestibles y biodegradables podrían constituir una alternativa real a la producción de plásticos contaminantes. El proyecto persigue el aprovechamiento de los residuos del sector alimentario cántabro (los residuos cereales de la industria de bebidas espirituosas y el suero de la leche, residuo de la producción de quesos), con el objeto de fabricar un substrato plástico comestible, biodegradable y compostable, como alternativa a la presencia de plásticos contaminantes y no reciclables, uno de los principales desafíos de la contaminación del planeta. Para desarrollar soluciones sostenibles de economía circular, se propone la creación de un bioplástico con buenas propiedades mecánicas, con la finalidad de crear envases y film de plásticos comestibles, en concreto bandejas para alimentos y biofilm, para envasar productos del sector agroalimentario.

Más información:

Este proyecto se desarrolla en Cantabria, España y pertenece al proyecto SODERCAN EC.

El período que comprende este proyecto: 2019-2020

CITICAN en su rol de Líder del Proyecto junto con la colaboración de UNEATLANTICO.